Animales Fantásticos: Los Crimenes de Grindelwald – No apta para novatos

La película ha sido objeto de críticas descontextualizadas y su rendimiento en taquilla no ha sido el esperado.

 

El universo mágico de Harry Potter continuó su expansión este 2018 con el estreno de Animales Fanstásticos: Los Crímenes de Grindelwald, precuela de la saga principal escrita por J.K. Rowling y cuya trama (los años de crisis internacional durante el ascenso del mago tenebroso precursor de Voldermort) y subtramas no han sido del agrado de todo el público.

Las evaluaciones hechas por la mayoría de la crítica de cine carecen, en gran parte de contexto, y eso es algo que debe señalarse al momento de hacer un análisis del largometraje. Sobre ésta historia en particular no hay ningún libro escrito que permita contrastar la fidelidad de la historia. Todo sale de la mente de Rowling y, por ende, forma parte del canon oficial.

En tal sentido, el desarrollo de la historia a algunos pudo resultarles algo plana, incluso a quien escribió este artículo le resultó difícil identificar el nudo argumental. El final, totalmente inesperado para quienes crecimos leyendo la historia de Potter, resulta confuso y a la vez impresionante.

Sobre los efectos especiales destaca el apartado gráfico, que en 3D y 4D resulta un lujo para la vista de los espectadores. Esto ayudó a crear un aura de temor sobre Grindelwald y sus habilidades. No obstante, parece lejos de las capacidades de Tom Ryddle Jr, quien años después le quitaría el título del mago oscuro más temible de todos los tiempos.

El vestuario resalta sobre todos los aspectos a revisar, no extrañaría que el trabajo del equipo técnico y producción sea reconocido con una estatuilla de los Premios Óscar. Todo el elenco y reparto de actores cuenta con indumentarias adecuadas para la época (los años 20) y un detalle increíble que supone un extra: la excentricidad en el vestuario que caracteriza a la comunidad mágica con respecto a los muggles.

No todo resulta perfecto en la película. Hubo personajes que ingresaron en la trama casi de manera forzosa como para establecer una conexión temprana (y casi obligatoria con la saga de Harry Potter), como Nagini; cuya aparición en los tráilers generó una expectativa incapaz de satisfacer a lo largo de esta pieza audiovisual. El misterio en torno al personaje se pudo reservar y guardar para las próximas tres entregas.

En resumen no es una película que cualquiera pueda ir a ver en búsqueda entretenimiento simple. Al contrario, requiere conocimientos previos y esto no es necesariamente malo; en vista de que algunos proyectos cinematográficos se han logrado con la concatenación de historias (Marvel Studios y su universo, franquicias como SAW, Pirates of the Caribben), sólo requiere de la voluntad del espectador de no quedarse con lo más simple y nutrirse con historias más complejas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *