¿Qué ocurre con los eventos geeks en Venezuela?

A pesar de muchos eventos geeks, son pocos los que dan la talla.

La realización de eventos que atraigan a los seguidores de la cultura geek en Venezuela parece una misión cada vez más imposible, y muchas veces por circunstancias ajenas a la voluntad de los organizadores.

No es éste el espacio para debatir sobre la situación-país que golpea al bolsillo y la calidad de vida de quienes hacemos vida en Venezuela. El punto de esta humilde opinión es hacer un contraste entre eventos geeks de larga trayectoria y algunos intentos que se quedaron en eso.

Resulta difícil pedir a todos los eventos geeks que cumplan con los estándares de la Caracas Comic-Con a pesar de cualquier queja que pudiese existir sobre ellos, sabemos (sobre todo) que en lugares fuera de la capital se hacen esfuerzos considerables para tener presentaciones de calidad. Lo satisfactorio del caso es que se ha logrado.

Comprobamos con satisfacción que eventos en ciudades como Maracaibo, Puerto Ordaz, Barquisimeto o San Cristóbal se han hecho inversiones importantes y se ha puesto cariño para atraer al público. ¿Los resultados? Después de muchos años, se logró traer hasta Venezuela a actores de doblaje de la talla de Gerardo Reyero, Isabel Martiñón o Mario Castañeda.

También observamos que las limitaciones presupuestarias y logísticas pueden ser un obstáculo superables cuando hay voluntad y herramientas para resolver. De ello fue un ejemplo el My Hero Chibi Fest, cuyo equipo generó tal satisfacción entre los asistentes que se tiene planificada una segunda edición prevista para finales de este mes de octubre.

La otra cara de la moneda

Esto contrasta con desastres organizativos/fraudes como la Game Comic Art; donde los organizadores (Joset Parra, Víctor Hernández y la empresa Ultraviolet) decepcionaron a asistentes, empleados e invitados por igual. Según supo Dizinimega, los responsables de este «evento geek» brillan por su ausencia en la palestra pública y sus víctimas todavía no reciben alguna compensación.

¿Estamos volviendo a la década pasada con eventos que aparecen y desaparecen? Es difícil tener certezas. Lo que sí considero es que la base de cualquier evento de entretenimiento (que no sea necesariamente geek) es la planificación, inversión y la voluntad para hacer las cosas adecuadamente.

¿Es un callejón sin salida?

Quien escribe este artículo considera que no. En Venezuela tenemos infraestructura, talento nacional y buena disposición para llevar a buen puerto cualquier evento geek. Lo que necesitamos es que quienes estén detrás de cualquier espectáculo.

¿Qué significa esto? Que quienes asistan decidan comprar un boleto reciban lo prometido; que los cosplayers y artistas invitados cuenten con atención privilegiada (y la paga, si es que se acordó previamente), precios competitivos en los stands, espacios para descanso y alimentación; así como personal atento ante cualquier emergencia. Tan difícil no parece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *